Cuando te toca… ¡Harto de la Gripe Aaaahh!

21 Nov

La venganza del bacon

Sí. A mí me ha tocado. Llevaba años, muchísimos, que no tenía tanta fiebre (más de 39º), hacía muchísimo que no moqueaba tanto, tanto que ya empezaba a temer por los bosques amazónicos, dado mi consumo de kleenex. Me ha alcanzado la Gripe A; estuve en México y no me cogió, fui a los EE.UU. y tampoco me alcanzó, y después de exponerme brutalmente a ella cuando mi hijo la tuvo en verano, la gripe A me hizo suyo en pleno noviembre y en mi casa, aquí en Cádiz, mientras cuidaba a mi hija, recién infectada.

Cuando te toca, te toca. La verdad es que hubiese preferido que me tocase una Primitiva, pero… Bueno, esto me sirve para recuperar un tema al que hacía tiempo que quería hincarle el diente: las Epidemias en la Historia Contemporánea, en especial la Gripe de 1918.

Gráfico de los fallecidos por Gripe entre 1918 y 1919

De momento puede que esa haya sido la peor epidemia que ha azotado a la Humanidad (¡cómo nos gusta exagerar!) sin contar la Peste Negra del siglo XIV, la no menos terrible del SIDA en nuestros tiempos, que quizás no afecte tanto a los países desarrollados pero que está siendo un verdadero azote en el África subsahariana, y la más terrible epidemia de todas, esa de la que preferimos olvidarnos y mirar para otra parte: el Hambre. Ahora vendrá el científico rigorista de turno a decirme que “en puridad, el hambre no es una epidemia”, cierto, no requiere medicinas para su cura, sólo voluntad política.

Probablemente sí pueda ser considerada una epidemia la ceguera moral que padecemos en los países desarrollados: no queremos ver las terribles condiciones de vida a las que condenamos a cientos de millones de personas en el planeta. Pero, bueno, me estoy cabreando y alejando de mi propósito inicial: habar de la Gripe de 1918.

Uno de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis no había concluido aun su galope cuando la I Guerra Mundial vivía sus últimos días, aun estaba por llegar la Peste, en este caso, la Gripe. Y ese apocalíptico cabalgó, como los refuerzos en esa guerra, desde el otro lado del Atlántico. Los estudios más rigurosos, realizados por investigadores estadounidenses, coinciden en afirmar que la zona de procedencia más plausible de la pandemia es el condado de Haskell en el estado de Kansas; concretamente en Camp Funston, un acuartelamiento de la Guardia Nacional; donde se entrenaban los reclutas que partirían a combatir en Europa.

Panorámica de Camp Funston, Kansas

El periódico The Santa Fe Monitor, el 14 de febrero de ese año ya comunicaba, de forma coloquial, con nombres y apellidos, los enfermos, sus síntomas y los cuidados que recibían, algunos con graves complicaciones neumónicas. A finales de febrero, el periódico también notificaba cómo jóvenes soldados afectados por la enfermedad acudían a sus casas del condado, o cómo sus familias los visitaban en el campamento Funston (Kansas). El trasiego de idas y venidas de enfermos de la posible gripe entre el cuartel y las viviendas del condado Haskell parecían habituales.

Entre abril y noviembre de 1918 cruzaron el Atlántico un millón y medio de soldados. En el mismo mes de Abril aparecen los primeros casos de gripe en la ciudad francesa de Brest, principal puerto donde llegaron las unidades militares, pero la verdadera onda epidémica, la más mortífera, fue la del otoño de 1918 que se difundió por todos los rincones de los cinco continentes. La tasa de mortalidad de la pandemia de 1918/1919 no se conoce, pero se estima que, entre un 2,5 y un 5% de la población de la Tierra de aquel tiempo, falleció por dicho motivo, y que en torno al 20% padeció la enfermedad. La gripe pudo haber matado 25 millones de personas en las primeras 25 semanas. La guerra, en cambio, “sólo” mató a algo más de 8 millones y medio de personas.

Hospital de emergencia para la gripe de 1918

Hagámos un paréntesis. Algunos sitios de Internet, como Wikipedia, establecen paralelismos erróneos entre la mortalidad de la Gripe de 1918 y el VIH o SIDA y sitúan esta epidemia como la peor de todos los tiempos. Para webs, como la mencionada afirman que el VIH-SIDA mató 25 millones en los primeros 25 años y que la gripe española (así la llamaron, ahora hablaremos de ello) acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas (la cifra más exacta se sitúa en torno a 70 millones). El error estriba en hablar de las víctimas del VIH-Sida como si fuese una cifra que no aumenta trágicamente cada año, en especial en el África Subsahariana.

Incidencia en España

“Una extraña forma de enfermedad de carácter epidémico ha aparecido en Madrid. La epidemia no es grave; no se han registrado muertes”.

Así informaba al resto del mundo, en la primavera de 1918, la Agencia de Noticias Fabra sobre una enfermedad que pasaría posteriormente a ser erróneamente denominada ‘gripe española’. Investigadores del Hospital Clínic de Barcelona han analizado algunos de los errores que favorecieron la expansión de una pandemia que mató a 70 millones de personas.

Una investigación reciente, realizada a partir de muestras de cadáveres de nativos Inuit fallecidos en Alaska, aclaró lo que ya muchos sospechaban, que el origen de la epidemia de 1918 no estuvo en España. Sin embargo, el nombre de nuestro país ha quedado inscrito en la epidemia más letal de la historia de la Humanidad, según los autores del trabajo publicado en la revista Clinical Infectious Diseases y dirigido por Antoni Trilla, médico epidemiólogo del Clínic.

España fue uno de los países más afectados con cerca de 8 millones de personas infectadas y casi 300.000 muertos por su causa, aunque las cifras oficiales se quedan en “sólo” 147.114. España fue neutral en la guerra y  no censuró la publicación de los informes sobre la enfermedad y sus consecuencias, de ahí que, pese a ser un problema internacional, se le diera este nombre por parecer en las informaciones de la época que era la única afectada. La elevada mortalidad supuso que la población de España tuviese un crecimiento neto negativo en 1918, hecho sólo repetido en el año 1936 a consecuencia de la Guerra Civil.

Señal de precaución sobre la gripe, en una factoría de Philadelphia, 1918

La epidemia se introdujo en España porque, debido a la movilización general, Francia necesitaba mano de obra y muchos trabajadores españoles y portugueses respondieron a esa necesidad. Probablemente entraría en contacto con la enfermedad en los campos de entrenamiento del sur de Francia. Las autoridades españolas tardaron más de cinco meses en declarar formalmente la epidemia y los servicios de salud se vieron desbordados por el elevado número de casos. La suspensión de actividades se hizo sin criterio, según los investigadores del Clinic, ya que el curso escolar y el universitario se cancelaron pero otras actividades, como los servicios eclesiásticos o los teatros y cines, continuaron.

Muchos pueblos pequeños quedaron aislados y sin asistencia sanitaria al morir los médicos y no ser reemplazados. En otros casos, fueron estudiantes de medicina los que sustituyeron a esos facultativos. Debido a la alta mortalidad, los servicios funerarios también se saturaron. El alcalde de Barcelona tuvo que pedir ayuda al ejército para transportar los ataúdes. Incluso se llegaron a modificar algunas leyes para facilitar el enterramiento lo antes posible y no dos o tres días después del funeral como estaba establecido según los cánones católicos. Incluso el toque de las campanas, como anuncio de un funeral, fue prohibido en algunos pueblos para evitar más pánico y desmoralización de sus habitantes.

La Gripe española hoy

Estudiar aquella gripe hoy día puede ayudarnos a prevenir desastres como ese; sin embargo, algunos recurren a aquella epidemia para sembrar pánico y miedo irracional al tratar de compara alcances de ambas epidemias; hay demasiado alarmista suelto por ahí.

Anteriormente indiqué que fue el análisis de muestras de tejidos de cadáveres de aquellos años los que ayudaron a desentrañar el misterio del origen de esta epidemia. Los científicos han usado muestras de tejido de víctimas congeladas para reproducir el virus para su estudio. Dada la extrema virulencia del brote y la posibilidad de escape accidental (o liberación intencionada) de la cuarentena, hay cierta controversia respecto a las bondades de estas investigaciones.

Víctima de la gripe de 1918

El 27 de febrero de 2001 se reconstruyó por primera vez un virus de gripe con la secuencia del segmento NS del virus de 1918 y con la secuencia de un virus adaptado en ratones. Los investigadores que realizaron este trabajo comprendieron que la clave requiere manipular la secuencia genética del virus y estudiar su comportamiento. La técnica biomolecular que permite realizar tales estudios recibe el nombre de Genética Reversa. La genética reversa se basa en la posibilidad de “rescatar” un virus a partir de la expresión de su material genético.

En la revista Science se publicó, el 7 de octubre de 2005, por primera vez en la historia la reconstrucción de un virus totalmente extinto, el virus de la gripe de 1918 (H1N1). El virus fue totalmente reconstruido a partir de las secuencias obtenidas del análisis de muestras históricas de tejidos procedente del pulmón de una mujer inuit encontrada en la tundra de Alaska y de muestras preservadas de soldados estadounidenses de la I Guerra Mundial. Que, por cierto, aun recuerdo haber visto un documental que describía la búsqueda de estas muestras en Alaska y en Spitzbergen, Noruega.

Como Dios manda, con mascarilla

Ya lo sé: me ha salido muy largo. Pero qué queréis, más largo y aburrido es estar una semana metido en casa con la maldita Gripe A.

¡Hala, a la camita! ¡Salud!


Una respuesta to “Cuando te toca… ¡Harto de la Gripe Aaaahh!”

  1. Marcos Pastrana 23/11/2009 a 6:33 pm #

    Hala? HALA MADRID!!.
    Viendo la cara de la victima de la gripe del 18, mejor que hayas cogido la A .Recuperate(sin prisas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: