Charlie Wilson: el hombre que montó una guerra

14 Feb

El pasado día 9 de este mes falleció Charlie Wilson, congresista de los EE.UU desde 1973 a 1997 y, como indico en el título de este post, el hombre que montó una guerra o, si así, lo preferís: uno de los creadores de los Taliban.

El congresista Charlie Wilson

Tom Hanks haciendo de Charlie Wilson

El político norteamericano había sido inmortalizado en el cine por Tom Hanks en la película La guerra de Charlie Wilson, representante de Texas en la Cámara de Reperesentantes durante 24 años, era un político de izquierdas en lo tocante a las políticas económicas y sociales y, en cambio, bastante duro (un “halcón”) en lo referente a las relaciones exteriores, defendió medidas sin concesiones frente a la Unión Soviétca, algo que demostró claramente cuando decidió que había que suministrar armas a los muyahidines afganos en su lucha contra el invasor soviético. Wilson ayudó a reunir el dinero para comprar las armas y llegó a decir que ningún americano decente podría perdonarse dejar a un pueblo a merced de los invasores, sin nada con qué defenderse. No mostró, sin embargo, la misma compasión por los nicaragüenses cuando apoyó a Anastasio Somoza. El “liberal de Lufkin”, como también era conocido en refertencia al distrito texano que representaba, profesaba admiración por Somoza y creía que Estados Unidos le estaba dando la espalda en su conflicto contra el Frente Sandinista. Wilson se se ofreció a formar una fuerza de 1000 hombres de ex agentes de la CIA para luchar en nombre de Somoza El acuerdo se derrumbó cuando Somoza sedujo a Tina Simons, la novia de Wilson, y el dictador se negó a pagar 100 millones de dólares para financiar el grupo armado.

Wilson, en colaboración con Pakistán, hizo todo lo posible para que el dinero de EEUU fuera a las facciones más radicales y brutales de la resistencia antisoviética, como los Partidos Islámicos de Yunus Jalis y Gulbuddin Heckmatyar y a la red de Jalaluddin Haqqani, apoyados por Pakistán y por Arabia Saudí. El congresista estaba sembrando las “semillas del diablo”: las acciones de Osama Bin Laden y el terrorismo islamista que todavía hoy día se está combatiendo en Afganistán.

“¡Es mi guerra, maldita sea. Estoy pagándola. ¡Y voy a ir a verla, puñeta!”

Fue la reacción de Wilsonen 1986 cuando el general Ajtar (jefe del servicio de espionaje pakistaní, el ISI) le empezó a poner una traba tras otra a su proyectada visita a Afganistán. La visita pudo pudo llevarla a efecto en 1983, como prueban las fotos incluidas en este post

Charlie Wilson, a caballo, con los muyahidines en Afagistán

Charlie Wilson "disfrutando" con sus armas

Su forma de financiar la guerrilla afgana (que posteriormente devino en lo que hoy día conocemos como talibán) revela los peculiares métodos del Congreso de EEUU. Wilson tenía un tremendo poder a la hora de decidir cuánto dinero iba a Defensa, ya que formaba parte del Comité de Financiación de las Fuerzas Armadas. Así, a cambio de su voto a favor, exigía siempre más y más dinero para los muyahidín. O, mejor dicho, para ‘sus’ muyahidín, o lo que es lo mismo, para su guerra.

Hoy, veinte años después, ya no existe la URSS, los muyahidines se han transformado en taliban; EEUU, la OTAN y muchos afganos combaten a Heckmatyar, a Haqqani… y a Osama bin Laden.

Y Afganistán continua siendo la Tumba de los Imperios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: