¡Que venga Superman! Pero ya mismo

29 Abr

Días atrás clamaba en este blog contra la xenofobia y el fascismo renacido, desgraciadamente cada día hay más señales que nos retrotraen a la Europa de los años 30. ¿Cómo arreglarlo? ¿Cómo pararlo? me preguntaba un alumno. Ciertamente no tengo una respuesta concluyente, sólo se que como no podremos pararlo es quedándonos impasibles.

No obstante, a veces hay buenas noticias, un poco frikis, pero buenas al fin y al cabo:

Superman renuncia a la ciudadanía estadounidense

Lo primero que había que recordar es que, técnicamente, Superman era o es un inmigrante (ilegal) en los EE.UU.: procede del planeta Kryptón y, que se sepa, no tiene papeles porque entró ilegalmente en los EE.UU. (su nave se estrelló en la granja de los Kent, cerca de Villachica, que era como se llamaba su pueblo en los tebeos de la editorial Novaro que yo leía de pequeño).

Superman renuncia a la ciudadanía estadounidense

En segundo lugar, la actitud el “hombre de acero” renunciando a su ciudadanía norteamericana para seguir luchando por la buenas causas desde una actitud más global es bastante encomiable, supone renunciar a ver el mundo desde la estrechez de miras con que lo estamos mirando ahora, supone, sencillamente, ser ciudadano del mundo y preocuparse por lo realmente importante: por el bienestar de todos sus habitantes sin estar sujetos a la estrechez de nuestras artificiales fronteras.

En homenaje a Superman, ahí queda esta canción de Jorge Drexler:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: