Krasny Bor, 10 de febrero de 1943

11 Feb

Krasny Bor era una zona destinada a convertirse en una urbanización obrera, en las afueras de Leningrado; Krasny Bor es la tumba de muchos españoles que sirvieron en la Wehrmacht alemana en la 250 Einheit Spanischer Freiwilliger, más conocida como la División Azul. 5.900 españoles equipados con armamento manual hicieron frente a 44.000 soldados del Ejército Rojo, repartidos en 4 divisiones, y apoyados por gran cantidad de artillería y tanques. Se produjeron casi 4.000 bajas entre los voluntarios españoles de la División Azul.

Un divisionario clava la cruz en la tumba de un camarada

Un divisionario clava la cruz en la tumba de un camarada

A las 6:40 de la mañana del 10 de febrero de 1943 comenzó un nutrido ataque de artillería soviético (alrededor de 700 cañones sobre un frente de 5 km, probalbemente también habría órganos de Stalin o Katiushas ) contra las líneas de la Wehrmacht. El fuego de artillería duró más de dos horas, y fueron disparados decenas de miles de proyectiles de artillería, con una cadencia aproximada de un disparo cada 10 segundos por cada pieza. Al cesar la artillería, comenzaron las pasadas de la aviación soviética.

Tras la preparación artillera para el ataque, cuatro divisiones soviéticas de infantería , con un total de 44 000 hombres, apoyadas por dos regimientos acorazados que comprendían casi 100 carros de combate, dos batallones de cañones anticarro, una Brigada Motorizada y dos brigadas de esquiadores se lanzan, escalonadamente, contra las ya maltrechas líneas alemanas que defendían un total de 5900 soldados, castigadas por la intensa y densa barrera artillera.

El bombardeo artillero castigó brutalmente  las posiciones alemanas,  a continuación los soviéticos avanzaron frontalmente sobre el sector del cerco defendido por los divisionarios españoles. El avance soviético se topó con serias dificultades, ya que el ataque de artillería había derretido la nieve y había convertido el campo de batalla en un barrizal, lo que entorpecía el avance de los blindados. Los españoles, abrumados por la superioridad soviética, salieron de sus posiciones defensivas para reagruparse con las unidades diezmadas, para ello fortificaron posiciones en los cráteres producidos por los obuses.

Una acción de los españoles en Krasny Bor

Una acción de los españoles en Krasny Bor

Los españoles, muy maltrechos, lograron resistir la embestida soviética. Hasta casi finales de marzo las unidades españolas estuvieron resistiendo e incluso lanzando algún contraataque contra el ejército soviético. La resistencia a los ataques costaba una media diaria de 30 bajas. El último asalto fue el 19 de marzo y produjo un total de 800 bajas. El frente se estabilizó, ya que el cerco no se rompió y los soviéticos se quedaron en posiciones defensivas durante casi un año. En un sólo día hubo 2252 bajas españolas (1125 muertos, 91 desaparecidos y 1036 heridos), a eso hubo que sumar 1000 bajas más en los días sucesivos. A cambio se logró frenar el avance del Ejército Rojo causándoles más de 16000 bajas. Unos 300 españoles cayeron prisioneros de los soviéticos. A diferencia de los prisioneros alemanes, italianos, rumanos o polacos, que fueron liberados tras cinco años de internamiento, los españoles tuvieron que esperar más del doble de años para lograr ser repatriados.

Llegada del Semíramis a Barcelona y noticia sobre su llegada en La Vanguardia de 30 de marzo de 1954

Llegada del Semíramis a Barcelona y noticia sobre su llegada en La Vanguardia de 30 de marzo de 1954

No escribo este post movido por creencias o ideologías de ningún tipo, sólo trato de recordar a un grupo de españoles que combatió en un lugar apartado de Europa durante la más sangrienta de las guerras. Para su desgracia lo hicieron del lado de los “malos” y por ello, nuestra memoria histórica ha echado demasiada paladas de tierra sobre su memoria.

Galería fotográfica sobre la División Azul en el diario El Mundo

Placa identificativa de un divisionario español

Placa identificativa de un divisionario español

Anteriormente recordé aquí mismo a los españoles que entraron en París en agosto de 1944: la Nueve. Esa compañía integrada en la Segunda División Blindada del Ejército francés, que fue la primera en entrar en París durante la Segunda Guerra Mundial. Unos héroes prácticamente olvidados durante décadas en España y que nunca han sido suficientemente recordados por nuestros gobiernos. Con la División Azul, tan caracterizada ideológicamente por su servicio en la Wehrmacht durante la Operación Barbarroja, está ocurriendo algo parecido hoy día. No creo que debamos olvidarlos.

Hace unos años Javier Rioyo hizo un magnífico documental sobre los españoles de la División Azul y sobre los extranjeros de las Brigadas Internacionales de la Guerra Civil española, dejo aquí el enlace para que podáis verlo

Noticia sobre el aniversario de Krasny Bor en el diario El Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: