Archivo | Lecturas para ser mejores personas RSS feed for this section

Para futuras presentaciones (bien hechas, claro)

18 Mar

Después de muchísimo tiempo vuelvo a escribir algo en este blog.

Aunque no lo parezca, la finalidad de este blog es educativa y, a veces, retomo esta intención. Como sucede en este preciso instante.

Durante algunas semanas, los alumnos de tercero y cuarto cursos bilingües han estado realizando presentaciones orales ante sus respectivas clases. Unos con mejor y otros con peor fortuna, lo único que han tenido todos en común ha sido el inevitable recurso del power point, o como me gusta llamarlo a mi: el “pobre point”. Con el claro deseo de que en futuras ocasiones lo bordéis he recuperado este tutorial sobre presentaciones hecho por mi estimando compañero  del Lara Miguel Pineda y cuya existencia (la del tutorial, claro) ha tenido a bien recordarme mi, no menos inestimada, compañera Esperanza Santín

Espero que todos le echéis un vistazo y pongáis en práctica los buenos consejos del Profedética

El mercantilismo y los piratas

20 Feb

Un post extraordinario, y no me refiero a la calidad del mismo, sino al hecho de que coloque aquí una entrada dirigida a mis alumnos de 4º curso, cuando en realidad este espacio está dedicado a la asignatura de 1º de bachillerato, pero la ocasión merece la pena.

La bandera pirata de Edward Teach, Barbanegra

La bandera pirata de Edward Teach, Barbanegra

Desde hoy mismo disponéis de unos apuntes en pdf acerca del mercantilismo y los monopolios comerciales en la sección dedicada a Historia de 4º. Por otra parte os dejo aquí una serie de enlaces y materiales sobre la  Edad de Oro de la piratería, para empezar un enlace que os lleva a la obra del  propio Philip Gosse: Historia de la piratería

En este enlace a la Wikipedia tenéis una amplia colección de banderas pirata. Al final del artículo tenéis un catálogo de banderas con el nombre del pirata al que correspondía su uso.

También tenéis este otro enlace (en inglés): The Jolly Roger and No quarter given.

¿Revistas de piratas? Sí, cómo no AQUÍ

Algunos de los principales: Edward Teachal que conoceréis mejor por Barbanegra, Jean-David Nau el Olonés, Henry Morgan, Benito Soto Aboal, José Joaquín de Almeyda, James Chaytor más conocido como Diego Barnes o, uno de mis favoritos Jean Lafitte.

También sobre mujeres piratas hay historias: Anne Bonny, Mary Read o Ching Shih.

Para acabar,  algunas canciones pirata (auténticas):

La primera: Iggy Pop en “Asshole rules the Navy”

La segunda: Tom Waits y Keith Richards en “Shenandoah”

Y la tercera: Patti Smith y Johnny Depp en “The Mermaid”

No es de este disco, ni siquiera es una canción pirata en sentido estricto, pero a mi me encanta esta canción de The Decemberist, y, aunque de trasfondo, aparecen piratas en ella: The Mariner’s revenge song

Y un regalito para los que aun tengan aguante: El desafío insurgente

Nueva lectura

16 Feb

Desde ahora mismo disponéis de una nueva lectura en la sección  Actividades y otros asuntosSe trata de un fragmento del libro Tempestades de acero, de Ernst Jünger.

Tempestades de acero

En este caso el trabajo no se debe limitar al habitual de otras veces, además, esta vez quiero que investiguéis más profundamente acerca de Jünger y su participación en las guerras mundiales y quién fue este personaje. Por otra parte, me gustaría que establezcáis una comparación entre lo que habéis visto de la vida en la trincheras de la película Feliz Navidad y lo que leáis en este fragmento

Del refectorio a la tabaquería

26 Dic

En los monasterios existe una estancia bastante importante: el Refectorio. Así se denomina al comedor, generalmente situado en la galería opuesta a la iglesia. Suele ser rectangular, y allí, en bancos alineados y ubicados según su rango dentro del orden interno del monasterio, los monjes (o monjas) se sientan a comer en silencio, un silencio sólo roto por las lecturas. Este acto está regulado en la Regla de San Benito de Nursia:

En la mesa de los hermanos no debe faltar la lectura. Pero no debe leer allí el que de buenas a primeras toma el libro, sino que el lector de toda la semana ha de comenzar su oficio el domingo. Después de la misa y comunión, el que entra en función pida a todos que oren por él, para que Dios aparte de él el espíritu de vanidad. Y digan todos tres veces en el oratorio este verso que comenzará el lector: “Señor, ábreme los labios, y mi boca anunciará tus alabanzas”.

En este cuadro podemos ver al lector en la esquina superior derecha de la imagen. Felipe Gil de Mena, San Francisco y Santo Domingo en el refectorio, (segunda mitad del XVII)

En este cuadro podemos ver al lector en la esquina superior derecha de la imagen. Felipe Gil de Mena, San Francisco y Santo Domingo en el refectorio, (segunda mitad del XVII)

En el siglo XIX se introdujo en las tabaquerías cubanas la costumbre de leer en voz alta textos de todo tipo para amenizar las largas jornadas laborales de los trabajadores,  parece ser que  esta idea fue originaria de un escritor español, ajeno a la industria del tabaco, Jacinto de Salas y Quiroga (pionero del romanticismo español). Este llegó a la isla en los últimos días del mes de noviembre del año 1839. Meses después, Salas y Quiroga publicó un libro, donde relató sus impresiones de aquel viaje. refiriéndose a lo que observó en un cafetal cubano expresó:

“en ese cafetal tuve ocasión, más que en ninguna otra parte de la Isla, de lamentar el estado de completa ignorancia en que se tiene el esclavo. […] Entonces se me ocurrió a mí que nada más fácil habría que emplear aquellas horas en ventaja de la educación moral de aquellos infelices seres. El mismo que sin cesar los vigila podría leer en voz alta algún libro compuesto al efecto y al mismo tiempo que templase el fastidio de aquellos desgraciados, les instruiría de alguna cosa que aliviase su miseria[…] (fuente Ecured.cu)

Más tarde, el intelectual y político cubano Nicolás Azcárateen la segunda mitad del XIX, inspirado en las lecturas que se les realizaban a los presos en dos galeras del Arsenal de La Habana, donde el lector leía media hora todas las tardes algún libro cívico fomentó su extensión a las galeras donde se elaboraba el torcido de los cigarros, esto se debía sobre todo a que la mayoría de los reclusos eran cigarreros que seguían en ese oficio y recibían a cambio determinada suma, parte de la cual se destinaba a remunerar la labor del lector y adquirir las obras que habían de leerse.

Lector de tabaquería, fotografía de autor desconocido, finales del siglo XIX

Lector de tabaquería, fotografía de autor desconocido, finales del siglo XIX

Esta acción o costumbre ha ido perpetuándose a lo largo de las décadas y de los diferentes cambios régimen político en Cuba, algo en lo que han tenido mucho que ver estas lecturas de tabaquería. Esas lecturas se convirtieron en un canal de información para la sociedad y los trabajadores cubanos, durante la época de la colonia se alternaban los tratados de Historia de España con las ideas liberales y la propaganda anarquista, cediendo poco a poco espacio a las ideas separatistas, al discurso de José Martí.

Lector de tabaquería leyendo el Granma

Lector de tabaquería leyendo el Granma

La lectura se ha mantenido, como digo, por encima de los tiempos y de los regímenes políticos: la colonia, la dictadura de Batista y la Cuba revolucionaria y castrista han mantenido este hábito regulado y organizado, como el de las lecturas de los refectorios, en el que se leen tanto las noticias más banales como las más sesudas, los horóscopos de la prensa diaria como la más intensa de las novelas. Ahora, en tiempos en que la lectura está abandonando el papel impreso para adoptar otros soportes más etéreos el gobierno cubano pide a la UNESCO que incluya esta tradición en su Lista de Patrimonio Intangible de la Humanidad. Bienvenida sea esta petición y que la UNESCO la acepte pronto.

Frodo Bolsón en el Somme

7 Nov

Pawns in the game are not victims of chance
Strewn on the fields of Belgium and France
Poppies for young men, death’s bitter trade
All of those young lives betrayed

 Sting, Childrens crusade

Se acerca el Poppy Day, un día muy especial dentro de la Commonwealth, ese día se recuerda a los caídos en todas las guerras, especialmente desde la Primera Guerra Mundial, por eso no es extraño que ese día coincida con el aniversario del Armisticio de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, hoy quiero recordar ese conflicto desde un punto de vista diferente, el de la fantasía épica.

“Todos muertos, todos putrefactos. Elfos y hombres y orcos. La Ciénaga de los Muertos. Hubo una gran batalla en tiempos lejanos, sí, eso le contaron a Sméagol cuando era joven, cuando yo era joven y el Tesoro no había llegado aún. Fue una gran batalla. Hombres altos con largas espadas, y Elfos terribles, y orcos que aullaban. Pelearon en el llano durante días y meses delante de las Puertas Negras. Pero las ciénagas crecieron desde entonces, engulleron las tumbas; reptando, reptando siempre”.

J.R.R. Tolkien: El Señor de los Anillos. Las dos torres

J.R.R. Tolkien en 1916

Mi hijo anda leyendo El Hobbit estos días, y la verdad, no recuerdo bien a cuento de qué pregunta acabamos hablando de Tolkien, su vida y por qué acabó escribiendo El Señor de los Anillos. En mitad de esa conversación me lancé a la piscina de cabeza y terminé haciendo una afirmación de la que no andaba muy convencido: Tolkien refleja en su novela las experiencias vividas en los campos de batalla de Flandes durante la Gran Guerra. Digo que no estaba muy seguro porque también había oído (o leído) que realmente no había hecho ninguna clase de alegoría, ni con la Gran Guerra ni tampoco con la Segunda Guerra Mundial. Pero leyendo el texto que he incluido más arriba y mirando esta imagen de más abajo…

Campo de batalla en el Somme

…No puede uno dejar de pensar que realmente Frodo estuvo en el Somme y en los campos de batalla de Flandes. Inevitablemente el recuerdo de aquellos días tuvo que seguir clavado en la memoria de Tolkien y las imágenes de lo vivido se reflejaron en las páginas de su obra; más allá de identificar la Comarca con una mítica Inglaterra, más allá de querer personalizar en los Elfos a los aliados norteamericanos en los meses finales de la contienda. El Señor de los Anillos y sus épicas batallas nos retrotraen al horror de un conflicto especialmente sangriento que marcaría para siempre las vidas y las obras de creadores como el propio Tolkien, Robert Graves (Adiós a todo eso) por poner dos ejemplos literarios, o dentro del campo de la pintura a Otto Dix y a George GroszDe hecho, Tolkien perdió a la mayoría de sus amigos en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial, algo que hizo de él un convencido pacifista, hacia el final de la Segunda Guerra Mundial no dudó en afirmar que los Aliados no eran mejores que los Nazis y que se comportaban como orcos en sus llamadas a una completa destrucción de Alemania.

La guerra todo lo pervierte y ni siquiera un conflicto como la Segunda Guerra Mundial, con un bando que encarna casi perfectamente el mal absoluto, escapa a esa perversión ya que el ansia por la victoria final hizo que los aliados llegasen a conducirse de un modo que no se alejaba mucho de como se habían portado los nazis durante la contienda.

Nuevas lecturas

5 Nov

Desde hoy tenéis disponibles dos nuevos cuentos en la sección Actividades y otros asuntos, se trata de los cuentos: Una avanzada del progreso, de Joseph Conrad y El inevitable hombre blanco, de Jack London. Sobre ambos se pueden realizar trabajos para ñl anota de este trimestre.

Joseph Conrad

Jack London

¡Hala! A leer que no hace daño… ¡comprobado!

A %d blogueros les gusta esto: