Tag Archives: Apartheid

Ninguna soga es más larga que el Tiempo

3 Ago

“Ninguna soga es más larga que el Tiempo”

Mandela, ya libre, en Robben Island

Eso al menos es lo que dice este verso de una canción de un grupo del que, seguramente, ninguno de mis alumnos de bachillerato haya oído hablar jamás: Latin Quarter. Una canción compuesta en un tiempo en que Nelson Mandela aun estaba preso en la cárcel de Robben Island.

Pertenece a un disco que me compré cuando los CDs eran aun el futuro y el vinilo seguía (sigue) siendo un magnífico soporte. El asado día 18 de Julio (vaya día de infausta memoria para la Historia de España) se celebró el Mandela Day, un día instituido por la ONU para celebrar el cumpleaños de Nelson Mandela y para recordar al mundo la larga lucha por los derechos civiles, la libertad y la Igualdad  en Sudáfrica.

Sudáfrica, un país, que, al menos en lo futbolístico sólo nos traerá buenos recuerdos a los españoles en el futuro, vivió una de las situaciones sociales más demenciales del siglo XX, con muchas similitudes con las que viven los palestinos de los territorios ocupados hoy día. Por eso, para recordar que ninguna soga es más larga que el tiempo vaya aquí esta canción.

Para ello incluyo aquí la letra de esa hermosa canción y un vídeo tela cutre, pero que puede servir para que os distraigáis viendo el inefable look que se gastaba la gente en los ochenta.

Pd.: Recupero este post un mes después de haberlo iniciado porque me he vuelto un vago indomable y porque aun me cuesta mucho hacerme a la idea de que el próximo curso no tendré alumnos de bachillerato. Pese a todo este blog seguirá funcionando y continuaré colocando en él las noticias e historias del tiempo presente que aun me producen perplejidad, estupor o, simplemente, me hacen reír. ¡Buen verano!

No rope as long as time

Old Afrikaaner farmer on the terrace of his home
Sits gently in his rocking chair, gazing at this land he owns.
There he sees his memories and there his past
There he smiles his grim smile, strokes his gun, swears he’II make it last.

Someone brings the whisky, someone serves the meal
Like the someone in the township, in the mine and in the fields.
Someone at the graveyard, someone with their tears
Someone who can’t forget the freedom lost these 100 years.

Old man, you can boost about the gun that’s by your bed
Old man, you can tell me how you’re good for all your kaffirs yet
And your guns can fire and your prisons fill
And you’ve yards of rope for hanging still
But your guns can shoot and never hit the sky
And there’s no rope as long as time.

Mandela in the prison, Biko in the ground
Sharpeville and Soweto voices silenced till the end of time.
Freedom don’t come easy, don’t come bloodless. don’t come fast
But in the hearts of the countless people
No pass law’s gonna stop us pass.

Sometimes he’II talk of reasons, economy and cause
Sometimes he’II even talk of changes
Though he clasps the gun and het talks of laws.
Gut power ain’t this old man’s gift
And freedom’s no reform
The old man made the history and the history’s made of wars.

Nos vamos al cine: Invictus

1 Feb

Cartel de Invictus

Esta semana salimos del IES, esta semana vamos al cine. Veremos Invictus, la última película de Clint Eastwood, basada en el libro de John Carlin El factor humano. La película recoge uno de los momentos más delicados en la carrera polítca de Nelson Mandela y uno de los momentos más brillantes en la historia de la República de Sudáfrica. En 1994, Nelson Mandela, elegido democráticamente Presidente de Sudáfrica se enfrentaba a una situación bastante compleja: la situación del país es tensa, la democracia es frágil y hay una elevada posibilidad de terrorismo de extrema derecha. Un año después, llega la Copa del Mundo de rugby, que simboliza la división. El equipo de los Springboks (la selección nacional de Sudáfrica) viene a ser el símbolo del odio y de la opresión de los blancos a los negros. Mandela vió una oportunidad gloriosa de unificar al país. Creía que el deporte tiene la capacidad de mover el mundo de una manera que no es factible para la política… Y ya no cuento más, el resto a verlo en el cine.

Por cierto, el título hace alusión a uno de los poemas preferidos de Mandela, escrito por William Ernest Henley, en 1875:

Más allá de la noche que me cubre

negra como el abismo insondable,

doy gracias a los dioses que pudieran existir

por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias

nunca me he lamentado ni he pestañeado.

Sometido a los golpes del destino

mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas

donde yace el Horror de la Sombra,

la amenaza de los años

me encuentra, y me econtrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,

cuán cargada de castigos la sentencia,

soy el amo de mi destino:

soy el capitán de mi alma.

Yo soy un modesto aficionado al rugby y recuerdo haber visto la mayor parte de los partidos pr TV, también recuerdo esa final muy nitidamente,  mis simpatías estaban con los All Blacks, la selección nacional de  Nueva Zelanda, en ese equipo jugaba uno de mis jugadores favoritos de todos  los tiempos: Jonah Lomu; sin embargo, el final me sobrecogió, fue algo extraordinario ver a Mandela entregar el trofeo de campeones a esos afrikaners que en una ocasión diferente hubiesen acabado con él.

Dejo aquí un vídeo con los mejores momentos de ese final.

A %d blogueros les gusta esto: