Tag Archives: II Guerra Mundial

La carta Geimlich

19 Oct

Antes incluso que el Mein Kampf. Seis años antes de la publicación de la base ideológica del nazismo ya estaban puestas por escritos las principales ideas de Hitler con respecto a los judíos. Estas ideas están en la llamada Carta Geimlich, un documento autógrafo de Adolf Hitler, fechado en 1919 y escrito para Adolf Geimlich, oficial en el Aufklärungskommando, la inteligencia militar en Munich.

Carta Geimlich

En esta carta Hitler habla de la necesidad de un antisemitismo no emocional, sino racional para lo que sería necesario un gobierno implacable. La carta, hallada en 1945, es conocida desde hace muchos años, aunque siempre se dudó de su autenticidad. Hoy  día, tras muchos más análisis documentales se ha admitido su autenticidad. Haciendo un poco de historia contrafactual podríamos preguntarnos ¿cuál habría sido el desarrollo de los Juicios de Nuremberg de haber contado con este documento? Recordemos que no había documento alguno que demostrase que la Solución Final había sido una política de Estado.

Texto en inglés de la Carta Geimlich

La comisión y el camello

19 Mar

Una vez leí en alguna parte que un camello es un caballo diseñado por una comisión. La frase me dio que pensar y, desde entonces, desconfío bastante de las comisiones…. Bueno, de unas más que de otras.

Lo que quedó de Dresde en 1945

Esta reflexión viene a cuento de una noticia leída en la edición digital del diario El País de ayer 18/III/2010. Al parecer una comisión de investigación encargada por el Ayuntamiento de Dresde, formada por doce historiadores, ha llegado a la conclusión de que en el bombardeo de los días 13 al 15 de febrero de 1945 murieron entre 18.000 y 25.000 personas. La conclusión deja en entredicho la versión de Hitler de que en dicho suceso murieron 200.000 personas e incluso deja en peor lugar la que, hoy día, mantiene la ultraderecha alemana que sitúa la cifra en medio millón de personas.

Lo dicho, unas comisiones son más dignas de confianza que otras.

Enlace a la noticia completa

Un triunfo poco limpio IV: Refugiados rechazados

1 Ago

Acabo de terminar un libro de Nicholson Baker titulado Humo humano; trata sobre los orígenes de la II Guerra Mundial, y lo hace de un modo diferente a otros ensayos. Casi al concluir la lectura de este libro que, cronológicamente acaba en 1941, me topé con un episodio que desconocía por completo y que me ha hecho retomar esta miniserie de entradas acerca de esa victoria tan poco limpia que fue la de los aliados.

El Struma frente a Estambul

El Struma frente a Estambul

Se trata del caso del Struma, un buque cargado de refugiados judíos hundido en el Mar Negro en febrero de 1942. Asustados de los horrores que se perpetraban en Europa Oriental, 769 judíos intentaron huir a Palestina a bordo el Struma. Pero, en vez de encontrar la libertad, encontraron un mundo que no quiso cargar con esta responsabilidad. El 12 de diciembre de 1941, un barco griego con un capitán búlgaro (G.T. Gorbatenko) bajo bandera panameña, salió de Constantina, Rumania, en dirección a Palestina. Los 769 pasajeros habían pagado un precio desorbitado. Les habían dicho que debían navegar a Palestina, con una corta escala programada en Estambul, para tomar sus certificados de inmigración palestinos. Cuando los 769 judíos llegaron para subir a la nave, encontraron un viejo barco de transporte de ganado. El barco estaba decrépito y extremadamente mal equipado para este viaje (tenía solamente un cuarto de baño para todos los pasajeros y no había cocina). Puesto que los pasajeros habían dado todo cuanto poseían para este viaje a la libertad, esperaban que éste fuese breve y sin peligros.

El trayecto a Estambul fue complicado ya que el motor del barco se averió, pero por fin alcanzaron el puerto turco tras tres días de navegación. Allí, las autoridades turcas no permitirían que los pasajeros desembarcaran. En lugar de ello, el Struma fue fondeado a poca distancia de la costa. Mientras trataban de reparar el motor, forzaron a los pasajeros a permanecer a bordo  en un encierro que se prolongó durante varias semanas. En Estambul los pasajeros descubrieron que no había certificados de inmigración para ellos. Habían sido engañados al pagar los pasajes creyendo que éstos incluían dichos certificados. Los británicos, que controlaban Palestina, habían oído hablar del viaje del Struma, y no estaban dispuestos a admitir más refugiados en aquel territorio; alegaban para ello lo dictaminado en el Libro Blanco. Los Británicos temían que, de admitirlos, les siguiesen muchos más buques de refugiados. También, miembros del gobierno británicos utilizaron la excusa a menudo empleada contra los refugiados y los emigrantes, de que podría haber espías enemigos mezclados entre los refugiados. Por ello habían pedido al gobierno turco que evitase que buque atravesase los estrechos. Los turcos se mantenían firmes en no dejar desembarcar a este grupo de personas en territorio turco. Trataron entonces de volver a Rumania, pero el gobierno rumano, aliado de los nazis y bastante antisemita, no permitía este retorno. Mientras tanto, los pasajeros vivían un angustioso encierro  a bordo.

 

Angustiosa espera a bordo del Struma

Angustios espera en la cubierta del Struma

Aun cuando viajar a bordo de un buque decrépito quizás les habría parecido soportable por algunos días, la vida a bordo durante semanas comenzó a causar serios problemas de salud física y mental. No había agua potable a bordo y las provisiones habían sido consumidas hace tiempo. El barco era tan pequeño que no todos los pasajeros podían estar sobre cubierta simultáneamente, tuvieron que organizar turnos para poder abandonar las sofocantes bodegas y tomar aire fresco en cubierta. Los pasajeros seguirían aislados durante diez semanas. Aunque muchos estaban enfermos, sólo se permitió desembarcar a una mujer y sólo porque estaba en un estado de gestación muy avanzado. El gobierno turco entonces anunció que si no había una decisión clara antes del 16 de febrero, enviarían al Struma de nuevo al Mar Negro.

 Cuando se acercaba el final del plazo dado por el gobierno turco, los británicos accedieron a permitir que algunos de los niños entrasen en Palestina. Anunciaron que se permitiría entrar en Palestina a los niños de entre once y dieciséis años. Pero esto era bastante problemático: el plan consistía en que los niños desembarcasen para viajar a través de Turquía para alcanzar Palestina. Desgraciadamente, los turcos seguían siendo rigurosos sobre no admitir a ningún refugiado, por ello no aceptaron el plan británico. Además de esta negativa turca, Alec Walter George Randall, Consejero del Foreign Office británico (Ministerio de Asuntos Exteriores), consideró un problema adicional: aun en el caso de que los turcos aceptasen este plan, ¿quién llevaría a cabo el proceso de selección de los niños y quién los apartaría de sus padres, con el consiguiente desgarro familiar?

El plazo se alargó una semana más. Sin embargo, en la noche del 23 de febrero de 1942, la policía turca subió a bordo e informó a sus pasajeros que debían salir de las aguas jurisdiccionales turcas. Los pasajeros protestaron e incluso manifestaron una cierta resistencia aunque inútilmente.Remolcaron al buque aproximadamente seis millas de la costa (algo más de diez kilómetros) abandonándolo a su suerte. Todas las tentativas de reparar el motor habían fallado. El buque iba a la deriva, a bordo tampoco no tenían agua potable, comida, o combustible. Después de apenas un par de horas a la deriva, estalló el barco. La mayoría de los investigadores creen que un torpedo soviético alcanzó y hundió al Struma. Los turcos no enviaron embarcaciones de salvamento hasta la mañana siguiente, sólo pudieron  rescatar a un superviviente (David Stoliar). Los otros 767 pasajeros fallecieron.

 

Un triunfo poco limpio II: “Wilhelm Gustloff”

17 May

Continuamos con la serie iniciada a raíz del tema dedicado a la II Guerra Mundial. Por cierto, lo de “Triunfo poco limpio” no es mío, es de uno de mis historiadores favoritos, Niall Ferguson, del que ya me habéis oido hablar bastante en clase.

En esta ocasión nos ocuparemos de la mayor catástrofe marítima de todos los tiempos. No, no se trata del Titanic. También era una buque de pasajeros, pero se trataba de un buque alemán: el “Wilhelm Gustloff”

El Wilhelm Gustloff, en 1939

El Wilhelm Gustloff, en 1939

El Wilhelm Gustloff, hoy día

El Wilhelm Gustloff, hoy día

 

 

 

 

 

El Wilhelm Gustloff fue un trasatlántico de línea construido en 1937 y asignado a la organización “Kraft durch Freude” (KdF) o “Fuerza de la Alegría un sub grupo del Deutsche Arbeitsfront (DAF) o Frente del Trabajo. El DAF era un organismo encargado de organizar la fuerza laboral alemana en pro del partido nacionalsocialista y el KdF se encargaba de organizar actividades culturales y recreacionales para los trabajadores y eso incluía cruceros de turismo a diversas partes de Alemania y de otros países.

En 1939, este buque participó en la repatriación de los militares de la Legión Cóndor, el grupo de voluntarios de la Luftwaffe (Wehrmacht) que combatió en la Guerra Civil española del lado de los nacionalistas.

La Legión Cóndor desfilando por las calles de Vigo

La Legión Cóndor desfilando por las calles de Vigo

Durante la II Guerra Mundial este buque se empleó como buque hospital en diferentes misiones:Noruega o como base flotante para las tripulaciones de los submarinos (U-Booten) de la Kriegsmarine. En enero de 1945 este buque fue enviado a evacuar al personal que se hallaba en el puerto de Gotenhafen, en el Báltico. En ese puerto se agolpaban decenas de miles de refugiados. En el Gustloff embarcaron hasta 10.000 personas entre civiles y militares. La noche del 30 de enero de 1945, este buque atestado de personas, fue alcanzado por tres torpedos lanzados por el submarino soviético S-13.
Este suceso ha sido obviado prácticamente en toda la historiografía sobre la II Guerra Mundial y sólo muy recientemente algunos escritores, como Günter Grass (A paso de cangrejo, 2002), han recuperado su memoria.
Vídeo sobre la botadura del Wilhelm Gustloff

El reverso de la moneda: “Cartas desde Iwo Jima”

16 May

Seguimos esta semana con cine bélico. Clint Eastwood nos ofreció en Banderas de nuestros padres una visión diferente de la guerra en el Pacífico; el próximo lunes asistiremos a la visión japonesa de la misma batalla, Iwo Jima, rodada por el mismo director… pero en japonés.

Cartas desde Iwo Jima

El general Kuribashi en Iwo Jima

El general Kuribashi en Iwo Jima

Un triunfo poco limpio I

14 May

No tengo ninguna duda. Tengo muy claro de qué lado estoy: la Segunda Guerra Mundial tenían que ganarla los Aliados; Hitler y los suyos representan el mal absoluto… También Stalin. La guerra tenía que ganarla el bando de la libertad, de la justicia, de los valores que nos hacen seres humanos; había que ganarla, pero no a cualquier precio.

Aprovecho que estamos dedicados a hora a analizar este conflicto para llamaros la atención en unos cuantos posts sobre esos aspectos que convierten el triunfo aliado en una victoria poco limpia. Comencemos.

Familia Ina en el Campo de Tule Lake, California, 1946

Familia Ina en el Campo de Tule Lake, California, 1946

Dorothea Lange es una magnífica fotógrafa norteamericana, suyas son algunas de las más bellas instantáneas sobre la Gran Depresión en los EE.UU., suyas son también algunas fotografías que recogen un hecho poco o nada conocido: el internamiento en campos de concentración de los ciudadanos norteamericanos de orígen japonés desde 1942 a 1948. ¡Eh, un momento! ¿Campos de concentración en EE.UU.? ¿Ciudadanos norteamericanos internados en estos campos en los propios EE.UU.? No me suena

Es normal. Se trata de esos aspectos “algo borrosos” del triunfo aliado en la II Guerra Mundial. Aquí os incluyo algunas imágenes de Dorothea Lange y otras, así como algún enlace para que conozcáis más sobre este aspecto de la II Guerra Mundial.

Familia nisei antes de ser internada en un campo. Dorothea Lange

Familia nisei antes de ser internada en un campo. Dorothea Lange

Niños nisei. Dorothea Lange

Niños nisei. Dorothea Lange

El campo de internamiento de Jerome, en Arkansas

El campo de internamiento de Jerome, en Arkansas

Cartel con instrucciones para la población norteamericana de origen japonés

Cartel con instrucciones para la población norteamericana de origen japonés

Próximo estreno: Una de guerra

1 May

Antes que nada un pequeño aviso: ya tenéis a vuestra disposición el cuestionario de Amén. Podéis descargarlo, como siempre, desde este blog (Actividades y otros asuntos) o desde la página del IES. 

Rosenthal, el ojo de la guerra

Rosenthal, el ojo de la guerra

Ahora, el Estreno semanal, una de guerra diferente, de eso se trata, de ver cine diferente. Ahora nos vamos a la guerra, a la II Guerra Mundial, al Pacífico, en una de sus últimas batallas, la de Iwo Jima. Vamos a ver la importancia de la imagen y de su falsificación. Nunca, como en este caso, podemos afirmar con rotundidad que una imagen vale más que mil palabras.

La peli de la semana

26 Abr
Menudo cartel

Menudo cartel

Ya ha llegado la hora de ver cine de denuncia social, y para eso nadie mejor que Costa Gavras. Esta semana vamos aver una película que encaja más o menos con el temario de la asignatura: Amen. Es una película que gusta y que disgusta por igual, que puede producir angustia, pero que, sobre todo, nosayuda a sacudir nuestras conciencias y a revisar nuestra actitud pasiva ante diversos acontecimientos de nuestra vida diaria.

No hay que ver esta película sólo como una denuncia de la pasividad de la jerarquía de la Iglesia Católica ante el Holocausto, sino como una metáfora de la actitud pasiva en general de los humanos ante la injusticia y la barbarie, ante el crimen y el abuso diario. Espero que así la veáis vostros y espero, de paso, que os guste.

 

Propaganda 1939-1945: La II Guerra Mundial en carteles

19 Feb

 Ayer os coloqué aquí una buena selección de carteles sufragistas y de la I Guerra Mundial, centrados sobre todo en la figura de la mujer y su aportación en tiempos de guerra. Hoy he decidido completar esa selección con una amplia panorámica de carteles de progpagande de guerra de la II Guerra Mundial. Aquí no me he centrado en la mujer, me he dedicado a seleccionar carteles de todos los bandos. Aquí encontraréis carteles norteamericanos, británicos, nazis, italianos, soviéticos, japoneses, franceses colaboracionistas y franceses anteriores a la invasión alemana… En fin, una gran variedad de mensajes y de estilos.

 0000-0808-4silence-posters1 0-587-03054-2-llet-s-defend-the-great-city-of-lenin-posters1 liberators-kultur  mp252loose-lips-sink-ships-posters lc-uszc4-12529united-we-are-strong-united-we-can-win-posters ap436americans-will-fight-for-liberty-posters 05mussolini-vincereitaliano1 0000-5932-4londra-italian-fascist-propaganda-posters1 0000-4124-4wwii-marine-woman-c-1944-posters 0000-3853-5buy-war-bonds-posters 0000-2101-4victory-franklin-d-roosevelt-posters wwii_nazi_propaganda_-holanda womens-army http://earthstation1.simplenet.com watching-you war-bonds-children war-bonds walls vivhy-aleman vichy victim tittletattle superstock_1597-40029 stalin-timonel stalin-comander soviet_silence soviet_propaganda soviet-worker soldiers-without-guns soldado slaves silence sieg segunda_guerra_mundial_aliados_urss1 http://earthstation1.simplenet.com remember  propagandanazistabsbible propaganda_quiet propaganda_family2 propaganda pilots-raf petainix3 petain paracaidista oidos-del-enemigo noruega nina nazi_progaganda_poster_22_139 nazi-nordico musica-degenerada murdering-jap mujeres-trabajadoras-australia mosca monster manchuguo la-avanzata japanopeneryv0 japanese-ocupation jap05 jap04 jap03 jap02 jap01 italiano-anti-roosevelt i_want_you hitler-jugend hitler-escuchando heer gesiegt francia-preguerra food flotiglia es-lebe enemigo-en-aleman check cruz-de-hierrocomida bizerta barbarroja avenge_december207  adolf_hitler_hideki_tojo_propaganda_poster amergrec5  algunoshablaron7sd a55_carelesstalk 91873

Y para acabar uno de mis favoritos, Rosie la remachadora

392wecando1

Leer no es la salvación

16 Feb

Leer nos hace más cultos, vale; puede ayudarnos a mejorar nuestra forma de expresión oral y escrita, de acuerdo; pero ¿nos hace mejores personas? Eso ya es muy dudoso; ahí depende de lo que uno se eche a los ojos. Como muestra un botón. Os incluyo un artículo del impagable Jacinto Antón, en el diario El País del 16/II/2009 sobre la enorme biblioteca de Adolfo Hitler. Este malo maloso quemaba libros (eso también lo hacía Pepe Carvalho, el personaje de Manolo Vázquez Montalbán), pero también leía y mucho, sólo que para reafirmarse en lo suyo: antisemitismo, anticomunismo, racismo, etc.

Hitler le dedica un libro a Indiana Jones

Hitler le dedica un libro a Indiana Jones

Hitler, lector compulsivo

Pd.: Ya se que no es de rigor histórico poner una foto de un Hitler de película con un libro en las manos, pero a mí me parece más divertida esta foto…  y yo soy el que elige ¿qué pasa?

A %d blogueros les gusta esto: