Tag Archives: Polonia

La “Pepa” pierde el bronce

17 Mar

Generalmente, mirarse el ombligo hace que perdamos la perspectiva. En año de bicentenario y víspera de otros no menos importantes, en este 2012 de nuestras desdichas por mor de la crisis, estamos difundiendo al mundo la importancia de nuestra Cosntitución gaditana, la ley fundamental que estaba llamada a transformar nuestra nación y a traer la felicidad al pueblo. La ley que un monarca felón abolió como abolió también la felicidad de su pueblo.

Imagen

Después de oir por todas parte aquello de que “se trata de la tercera Constitución del mundo y la segunda de Europa” nada mejor que un baño de humildad. Paseando ayer por Cádiz con algunos colegas alemanes y polacos, fue uno de ellos, de los polacos, quien nos llamó la atención sobre nuestro error: “la constitución de Cádiz es la cuarta del mundo y la tercera de Europa”. Cara de sorpresa y arqueo de cejas de los gaditanos. Efectivamente, la primera Constitución de Europa es la polaca de 3 de mayo de 1791, cinco meses anterior a la francesa de 3 de septiembre del mismo año. En cuanto a longevidad podemos decir que tuvo más  o menos la misma suerte que la gaditana, sin embargo, no podemos quitarle a la constitución gaditana el “bronce” (3º puesto) sin reconocer la gran influencia que tuvo en el resto del mundo.

La proclamación de la Constitución de 3 de mayo de 1791, pintura de Jan Matejko

A cada uno lo suyo: a Polonia la plata y a España la influencia y el ejemplo

Diario polaco, epílogo gaditano

16 Oct

Bialystok bajo la lluvia

Es cierto, un  grado centígrado de temperatura y humedad relativa del 97%  no es el clima ideal, pero un 16 de octubre a 26 grados tampoco lo es. Echo de menos pasear abrigado bajo la lluvia.

Un mural en Varsovia

Una casa de madera en Bialystok

Una casa de madera en Bialystok

El cielo de Varsovia al atardecer

Un plano en relieve de Stare Miasto, Varsovia

La sirena, el símbolo de Varsovia

Our Comenius partners

 

Diario polaco, día V: Comenius inacabable

16 Oct

Al fin se acaba, bueno, al menos la estancia en Bialystok. Aun nos queda un largo regreso a casa: Varsovia-Zurich-Madrid-Cádiz, la parte final conduciendo hasta casa desde Madrid.

Estación de ferrocarril de Bialystok. Punto de partida de nuestro regreso a casa

Han sido cuatro días agotadores, quizás pueda parecer contradictorio con lo que he dicho en entradas anteriores, pero, ciertamente, no se descansa igual que en casa, te enfadas con la informalidad de tus socios europeos, con su ineficacia y piensas que tú lo habrías hecho de otra manera. Este Comenius parecía inacabable. Al mismo tiempo ya piensas en regresar a casa, al trabajo diario en el aula y, todo ello sin dejar de reflexionar sobre lo que has visto: un sistema educativo muy diferente al de donde tú procedes, donde los profesores son contratados después de haber respondido a anuncios en prensa, donde los sueldos los profesores están muy por debajo de los españoles; por malo que sea tu centro educativo en España siempre estrá mucho mejor que este que hemos visitado en  Bialystok.

Un pasillo en la Zespol Szkol nr 17, de Bialystok

Un pasillo en la Zespol Szkol nr 17, de Bialystok

Un aula de esta escuela polaca

 Y, sin embargo, todos están entregado a su trabajo, con mucha dignidad, a pesar de los ataques, tropelías y decisiones dignas de sátrapas de los políticos (los suyos y los nuestros), jaleadas por los paniaguados de la prensa más reaccionaria. Nuestra visita se llevó a cabo en el Día Nacional de la Educación, la manera bastante diferente a la nuestra de cómo en Polonia se entiende un Homenaje al Maestro.

Echaremos de menos a nuestros nuevos amigos de Polonia, Turquía, Rumanía, Croacia y Alemania. ¡Hasta marzo de 2012 en Jerez!

Seguiremos informando

 

Diario polaco, día IV: “Varsovia me agobia”

14 Oct

Plaza del Mercado, Stare Miasto, Varsovia, 13/X/2011

Sorprende llegar a una estación de tren y no oír ruidos, gritos, ni nada semejante. No, no era un pueblo, era la Estación Central de Varsovia; sin embargo, aun sorprende más oír esta frase en un claro y meridiano español: “estoy harta de oír a españoles”. No, no fue pronunciada por ningún extranjero rencoroso, sino por una señora española, sentada cerca de quien escribe esto, en una terraza de Stare Miasto, en Varsovia.

Hasta ese momento no había oído yo a nadie hablando en español en toda Varsovia y a lo largo de las casi diez horas que pasamos allá no oí a más de diez personas, aparte de a mis dos compañeros. Fue un día de lo más completo, en el que casi no paramos de caminar y en el que nos sorprendimos cada paso que dimos en este bellísima ciudad vieja de Varsovia.

Vista aérea de Stare Miasto

El día no podía concluir sin la actividad que teníamos planteada, que noera otra más que acudir al Instituto Cervantes de Varsovia, donde mi compañero Kiko tenía que contar un cuento a los alumnos del nivel superior de aprendizaje del español. Nos sorprendió la magnitud del centro de enseñanza en cuestión y, ciertamente, fue un motivo de orgullo patrio, al menos en lo cultural.

El tren de Varsovia intercity PKP

Al final llegamos a la carrera a la Estación Central donde debíamos tomar el tren de regreso a Bialystok, una antigualla que saldría, definitivamente, con una hora de retraso. Mucho tiene que cambiar en este aspecto para la Eurocopa de 2012.

Seguiremos informando.

Diario polaco, dia III: locura otomana

12 Oct

Panorámica desde nuestro meeting room en Bialystok

Espero que no ocurra en todos, pero este Comenius partnership está sufriendo un ataque de locura otomana. A esta reunión en Polonia han venido ¡ocho! 8 turcos, de los que siete sólo hablan turco y el único angloparlante es un tipo que sólo susurra, con lo cual nos perdemos todo lo que dice, con el agravente de ser él, además, el coordinador de todo este montaje.

Sólo se oye él mismo. Mientras tanto sus compañeros se levantan uno tras otro a hacerse fotos mientras los demás tratamos de llegar a algún punto en común, a veces no se trata de fotos, simplemente se hablan de una parte a otra de la sala a voz en grito interrumpiéndolo todo. De repente el director de la escuela turca le dice a una de las dos profesoras que forman parte de su grupo que le traiga un té… ¡y ella se lo trae!

Locura otomana I

Locura otomana II

Locura otomana III

Locura otomana IV

Nuestro inefable coordinador

El golpe de efecto definitivo llega cuando el coordinador interrumpe la explicación de cualquiera de nosotros para efectuar una traducción al turco, ¡genial! lo mejor para hacer operativas las reuniones. O sencillamente le viene a la cabeza una idea que no tiene nada que ver con lo que se está discutiendo, nos manda a callar y suelta su parrafada inaudible.

Pudiera parecer que les tengo fobia; no es cierto, soy un admirador de su cultura y de muchas de sus tradiciones. Me parece un país muy interesante que aun tiene mucho que decir en el contexto internacional, pero creo que nos han mandado a una pandilla de impresentables. ¡Por menos de esto fuimos a Lepanto en 1571!

La Battaglia di Lepanto, Paolo Veronese

Seguiremos informando.

Diario polaco, día II: Ineficacia europea

11 Oct

Panorámica de la sala de reuniones en Bialystok

 Hoy, al fin, he entendido por qué la UE no funciona. Hoy he visto cómo es imposible poner de acuerdo a representantes de seis países de Europa (un grupo procedía de Turquía, aunque dicho sea de paso no es la razón de nuestra ineficacia como grupo).

Amanecía un día estupendo en este remoto lugar de Europa. Desde mi habitación la mañana prometía ser espectacular, no obstante, muy pronto, nada más presentarnos y colgarnos las chapas identificativas comenzó a ponerse gris la mañana.

El cielo de Bialystok a las 7:45 del 11/X/2011

No creo en los presagios, pero aquel gris de la mañana, realmente no presagiaba nada bueno. Poco después empezaba a llover. La reunión fue un reflejo de lo que son las reuniones de nuestros políticos en Bruselas; en cierto modo parecía el clásico chiste: “Estaban un turco, un croata, un alemán, un rumano, un polaco y un español en una sala de reuniones…” Y entre todos ellos parieron un desacuerdo. Por otra parte, fue un reflejo de la proverbial ineficacia europea: tres horas en las que no se decidió nada, ni nuevo ni útil (estas tres horas le parecieron excesivas a nuestra anfitriona polaca, a pesar de una parada de media hora para tomar café y de otra para un almuerzo de más de una hora).

Palacio Branicki, Bialystok, martes 11/X/2011, 15:00

Lo único claro es que los próximos anfitriones somos los españoles. Habrá que currárselo y demostrar que aquí somos organizados y eficaces… Cuando queremos.

Seguiremos informando

Diario polaco, día I: La gran llanura europea

10 Oct

Empiezo pidiendo disculpas por haber abandonado este blog durante tantas semanas, pero al no tener contacto con mis bachilleratos me he vuelto un poco indolente. A cambio voy a narrar durante unos días aventuras en primera persona.

La última etapa de nuestro trayecto: Varsovia-Bialystok

Me he largado de Comenius, voy con dos compañeros de mi actual IES a un meeting en la frontera Noreste de Europa, en Bialystok, Polonia a unas decenas de kilómetros de Bielorrusia, la última dictadura europea; nos vamos a reunir con compañeros procedentes de Alemania, Croacia, Polonia, Rumanía y Turquía.

Palacio de la Cultura, en Varsovia. Lunes 10/X/2011, 18:00

Nuestro viaje empezó a las 23:00 del domingo 9 de ocutbre, después de seis horas de coche hasta Madrid, un vuelo a Frankfurt, otro más desde allá a Varsovia y cuatro horas más de autobús llegamos (¡por fin!) a Bialystok, en total han sido 22 horas de viaje (hubiésemos tardado menos en llegar a un destino en la costa Este de América).

Mapa de la Gran Llanura europea

Una cosa sí me ha quedado clara: la magnitud de la Gran Llanura europea, ese inmenso espacio llano que atraviesa el Norte de Europa desde el Mar del Norte hasta los Urales…. ¡sin una maldita cuesta en todo ese camino! creo que ahora la puedo describir con todo detalle a mis alumnos.

Seguiremos informando.

El Hombre de hierro

1 Nov
iron-man-hit

Este no es

En realidad cuando hablamos de hombre de hierro, todos los frikis y amantes de cómic, especialmente de Marvel (entre los que me incluyo) pensamos en el sujeto de la foto de la izquierda, Tony Stark, el multimillonarioque en posee una identidad oculta: Iron Man. Sin embargo, al hombre de hierro que nos referimos en este blog es al señor bigotudo de la otra foto Lech Walesa, líder del Sindicato polaco Solidarnosc y presidente de Polonia entre 1990 y 1995 

Lech Walesa tiene en su haber el mérito de ser quien desencadenase toda la avalancha que acabaría con el sistema soviético.
 
Walesa2

Este sí es

Solidarnosc o Solidaridad en castellano, dio lugar a un amplio movimiento social anticomunista y no violento, en su mayor auge, unió a aproximadamente a 10 millones de miembros, entre los cuales se contaban tanto a personas asociadas con la Iglesia católica como a miembros de la izquierda anticomunista, que contribuyeron ampliamente a la caída del comunismo. y contribuyó infinitamente a la caída del comunismo estalinista en la Europa del este.

El sindicato Solidarność se caracterizó por la gran militancia obrera católica y por su tenaz lucha contra el autoritarismo comunista. La Iglesia Católica, encabezada por el cardenal polaco Wojtyła (antes de convertirse en Juan Pablo II), comprendió a su vez las posibilidades que se abrían para contrarrestar al gobierno comunista.

El gobierno comunista de Polonia intentó destruir el sindicato por medio del establecimiento de la ley marcial en 1981, seguida de varios años de represión política; aunque, al final, fue forzado a empezar a negociar con el sindicato. Las negociaciones de la mesa redonda entre el gobierno y la oposición liderada por Solidaridad tuvieron como resultado las elecciones semilibres de 1989. Hacia fines de agosto de 1989, se había conformado un gobierno de coalición liderado por Solidaridad y, en diciembre de 1990, Wałęsa fue elegido presidente de Polonia. Poco después, se continuó con el desmantelamiento del sistema gubernamental comunista y con la transformación de Polonia en un estado moderno democrático.

 Andrej Wajda, director de cine polaco simpatizó desde sus inicios con este movimiento sindical libre, prueba de ello son los dos filmes que realizó en torno a esta temática: El hombre de mármol, de 1976 y, el que nos interesa, El hombre de hierro, de 1981, donde Lech Walesa se interpreta a sí mismo.

l'homme de fer

Cartel para Francia de El hombre de hierro

La película es un retrato muy preciso de unos momentos históricos en la historia de un país y de su movimiento obrero, y sólo podía hacerse cuando se hizo, pues luego llegaría el golpe de timón del general Jaruzelski, (primer ministro de Polonia entonces). Curiosamente, el film nació a sugerencia de los obreros de los astilleros, que deseaban ver plasmada su lucha en la pantalla, al estilo de lo que habían visto en El hombre de mármol. Lo más sorprendente del movimiento Solidaridad es cómo sin violencia (sólo el estado recurre a tales métodos) y con el apoyo de la fe católica se lograron avances sociales increíbles en un país que parecía cerrado política y socialmente a cualquier cosa que no fuera el totalitarismo comunista.  La película obtendría la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1981

Mal futuro para las Brigadas Amarillas en Polonia

28 Abr

Siempre me pregunto qué clase de relación tienen las Brigadas Amarillas, esos incondicionales seguidores del Cadiz C.F., con el Ché Guevara. Me choca mucho ver la cara retratada por Alberto Korda en las banderolas de esos supporters. Por eso no me queda más remedio que traer a este blog la noticia que he leido hoy en La Voz de Cádiz: En Polonia se va reformar el Código Penal para castigar a aquellos que luzcan símbolos propios del nazismo, del comunismo o del fascismo, o lo que es lo mismo, todos esos que ahora hacen negocio repitiendo la cara del Ché  hasta dar naúseas lo van a pasar mal en Polonia.

¿Qué lucirían las Brigadas Amarillas en un hipotético partido Wisla de Cracovia-Cádiz C.F. de la Copa de la UEFA?

Para que ampliéis la información os incluyo la noticia y, lo que es mejor, una estupendísima canción de un cantante argentino, Kevin Johansen, sobre la “comercialización” del Ché Guevara

Polonia prohibe al Ché

A %d blogueros les gusta esto: